Fresita

Fresita. Así describió el virtual candidato a la gobernación del PPD la labor que realiza desde su aposento real la Primera Dama, Lucé Vela de Fortuño.

Eso bastó para que cundiera el pánico y las gladiadoras feministas se sintieran ofendidas en lo más profundo de ser. Nada, que ahora cualquier señalamiento o crítica a una mujer es “machismo”, “discrimen de género”, etc. Destempladas, vociferantes y botando espuma por la boca piden la cabeza del ofensor.

Vamos por parte. La reacción de los líderes penepés ante cualquier declaración de Alejandro García Padilla pone de manifiesto lo que muchos respetados analistas políticos -de todas las ideologías- comentan en la radio: si las elecciones fueran ahora, García Padilla le limpia el pico a Fortuño. Eso se siente en la calle.

He ahí la razón para esa reacción histérica. Están desesperados.

Si García Padilla o no tiene los méritos para ser Gobernador (dadas las últimas dos experiencias, ¿acaso hay que tener muchos?), lo cierto es que eso está por verse. Tiene mucho que probar. No obstante, de lo que estamos seguros es que cada vez que habla o denuncia pone a correr al adversario, lo descontrola y se van en un viaje de ansiedad cuasi paranoico.

Y llegamos a lo de fresita. García Padilla se quedó corto, entiendo. La Primera Dama, muy elegante y chic ella, es guaynabita, blancusina, oxigenada y elitista. No se ensucia, ni suda, ni se tira a la calle, ni se estruja… ni aunque le paguen. Es 100% higiénica. Antiséptica. Inolora, incolora y desabrida. Plástica.

Lo que nos lleva a compararla con Inés Mendoza de Muñoz Marín, Kate Donelly de Romero y Maga Nevárez de Rosselló: mujeres que fueron desde la tribuna a la barriada, que sudaron, que se ensuciaron las manos, que se identificaron con el pobre, con el de abajo, con el desprotegido. Y en el plano capitalino, Irma Garriga de Santini es el ejemplo de una Primera Dama que no descansa: trabajadora, luchadora y comprometida. Su obra habla por ella. Ahí radica la gran diferencia.

Por eso creo que García Padilla se quedó corto. Primer out, debió ser más certero en su evaluación: insustancial, inconsecuente y rancia se ajustan más a la realidad.

Y ahora los dejo, voy a desayunar fresas…. con chocolate.


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s