María Luisa

Hace tiempo que no sé de ti, aunque te he visto en una que otra reseña empresarial o social. Siempre igual de guapa, con una luz que te vino de fábrica, esa luz que nadie puede robar o pedir prestada.

Hoy, en este Puerto Rico convertido en un campo de guerra social y política, me tocó leer en El Nuevo Día tu valiente defensa al Museo de Arte de Ponce. Catorce años después de haber dejado de trabajar para el periódico, cuando te leí te escuché como si me estuvieras explicando tu dolor e indignación.  Te escuché idéntica a las veces que nos hablabas de los planes con el periódico, o cuando con una diplomacia espectacular nos dabas el halón de orejas.

Cuando dices Creo que, si pudiera, como buen macho inseguro de su hombría me pegaba para probar que él es más fuerte que yo. Quizás sus puños pegan más fuerte y yo no pueda defenderme. Pero yo tengo la palabra como arma. La palabra libre, la palabra clara, la palabra que no tiene miedo, pues tiene la conciencia tranquila”  te creces con la palabra misma y retratas al abusador. No se diga más.

Creo que en esta defensa al Museo de Arte de Ponce, el museo de todos los puertorriqueños, no estarás sola. La indignación colectiva se hará eco de tus sabias palabras y esto no se ha de quedar aquí. Se acabó el abuso.

Hoy domingo comienzan a despertar en las redes sociales las voces de la indignación. Esos gritos indignados de BASTA YA retumbarán a lo largo y lo anche de las 100 x 35 y el pueblo será el que defenderá su Museo de Arte de Ponce.

 


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s