Nena

Era una nena. Mi abuela hubiera dicho que apenas se le había caído la tripa del ombligo. Su realidad era que cursaba el grado 11, era madre de un niño de nueve meses, viuda desde noviembre y ya convivía -en casa de su madre- con otro varón que contabla con récord criminal.

Esta nena fue hallada asesinada dentro del baúl del auto en que viajaba con su “esposo”, según escuché a la madre de la nena comentarle a una periodista de TV. En este mismo reportaje, esta señora comentaba que su hija era “buena madre” y que no tenía idea de qué pudo haber provocado la tragedia que le cegó la vida a su hija y a su esposo.

En ese mismo reportaje, compañeros de estudios de la nena la describieron como una estudiante humilde, simpática, que siempre sonreía y buena persona. A renglón seguido supimos que en la mochila de la occisa-nena las autoridades encontraron una arma de fuego (cargada) y marihuana. Sí, en la mochila de la nena…

No pequemos de puritanos extremos y aceptemos como verdad innegable que muchos jovencitos experimentan con drogas. Pero, ¿y el arma? ¿Cargada? ¿Para qué? ¿Por qué? ¿Dónde y cómo la obtuvo? ¿La llegó a usar? ¿Cargaría con ella a la escuela?

Escuchar en el noticiario a la madre de la nena fue una experiencia que me llevó de la sorpresa a la indignación. A todas luces una mujer marginal, ignorante, obviamente desvinculada de la vida de la nena, con un léxico pobre, con pocas herramientas o destrezas de comunicación. En su cara y en su voz no habían aspiraciones, visión de un mundo mejor ni proyecto de vida. Había desesperanza y conformidad. Posiblemente nunca tiró la toalla, porque nunca la tuvo.

Me quedé con esa imagen en la mente y poco a poco he llegado a pensar que esa es la cara del Puerto Rico que veo a diario cuando salgo a la calle. ¿Cambio a la vista? No sé si exista posibilidad. No es que sea el más pesimista de todos, quiero ser realista y no engañarme. Tenemos al menos cuatro generaciones perdidas: ¿cómo bregamos con eso?

No hay empleo en el sector privado. En el público se reservan las posibilidades para las amistades, aunque no sea lo que conviene al país porque no dan el grado, porque vienen a usar las viejas fórmulas que traerán los mismos resultados. Paro aquí y no sigo.

Estamos en una encerrona. Es domingo. El sol está brillante e invita a un bronceado, a seguir soñando con que somos un país feliza seguir en esta  quimera. Mientras huyo de la realidad, llevo en la mente a la nena.


12 thoughts on “Nena

  1. Lo de nena lo veo como sarcasmo. Subí esto a mi Facebook y una amiga me comento que entre otras razones pudieran ser que ella o el maridito aportaban a la casa y eso era lo más importante y se hacían de la vista larga. Me enferman estas madresitas (hay excepciones) que no trabajan, viven del cuento y en vez de inculcarle a sus HIJAS a que tengan aspiraciones de superarse, de estudiar y no depender de nadie, les ríen las gracias, les cuidan las barrigas, le cuidan al hij@ sin condición y sin exigir responsabilidad, siguen algarete por la libre, pariendo y jangueando. Y siguen también el círculo vicioso de seguir viviendo del cuento….

  2. Ella fue parte de una subcultura que cada dia crece en nuestro pais y en la que el resto del pais trata de ignorar mirando hacia el otro lado…hasta que les toca de cerca. Te felicito. Excelente columna

  3. Son niñas criando niños, sin responsabilidad alguna, viviendo muchas veces del gobierno, recibiendo todas sus ayudas pero sin pedir nada a cambio, Algo que cada vez se ve mas en todas partes. Le aplauden como bueno asistir a la escuela embarazadas, las consienten, las premian, muchas veces excusadas de asistir a clases… Enseñemos a nuestros hijos a ser responsables, que hay que hacer las cosas bien, todo tiene una razon, un tiempo, pero todo lo que hagas tiene sus consecuencias y hay que aprender a afrontarlas y responsabilizarse.

  4. Tocas un punto esencial de la problemática puertorriqueña, los hogares. Cada vez más son tan disfuncionales que la educación en valores está ausente, y luego le echamos la culpa al gobierno, a la escuela, a la Iglesia. Sin familias que eduquen a sus hijos e hijas, estamos perdidos de verdad.

  5. ¿Que hacer con esta mogoya? Bueno… 1) Pa’ empezar podemos comenzar por el principio de que cada uno de nosotros debe aceptar que es 100% responsable por nuestra propia vida, por nuestro país, por nuestra economía, por nuestra educación, por nuestra salud, ¡por todo! y sí por el universo también… sino ¿quién lo es? 2) Haz algo… ¡ACTÚA! edúcate, prepárate, capacítate, participa del proceso de cambio, únete a un grupo, sino fórmalo. ¡Haz algo! Ejemplo, Vete este próximo 5 de febrero a La Fortaleza y dile al gobe que la privatización del aeropuerto es un malísimo negocio para nuestro país. 3) Haz valer vigorosamente nuestra actual seudo-democracia y haz que funcione de verdad. ¿Por qué?… Porque sencillamente siempre, lo que hemos tenido es un grado muy bajo de verdadera democracia que represente al 98% de nosotros. Lo que hemos tenido hasta ahora es solamente una palabra de 10 letras.
    El secreto pa’ arreglar to’ esto es lograr hacer que funcione en realidad una verdadera democracia; inclusiva y participativa y mas aún cuando ya tenemos disponible la tecnología para comenzar a hacerlo ahora mismo.. Y en eso, la gran mayoría estamos ya de acuerdo.

  6. Esta es una triste realidad que suelo llamar huérfanos que tienen padres vivos. Son huérfanos de amor, guia, comprensión, consejo y miles de carencias imposibles de enumerar. Es peor que los verdadreo huéfanos ya que estos suelen buscar apoyo en otras personas significativas. Déjemos las quimeras al lado, cualquiera puede engendrar y parir; criar sólo unos pocos.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s