Boda

Nunca lo he considerado, nunca. En mis planes nunca ha estado casarme. No soñé ni sueño con mi boda. Es más, descontando la de mi hermano, me parecen aburridísimas. También creo que son un gasto injustificado de dinero.

Un sí frente a un cura, pastor o juez no obliga, no garantiza. Nada. Solo el amor. Ese sí. Cuando el amor quiere, manda. Y uno, sin remedio, cumple. Así lo pienso, así lo veo.

No creo en ese concepto que se le ha dado al “matrimonio”, ni el secular y muchísimo menos el impuesto por la iglesia.

De un tiempo a esta parte, y ante la lucha por sus derechos, la comunidad LGBTT en el mundo intenta el reconocimiento del matrimonio igualitario. Escabroso ha sido el camino. Polarizante la discusión.

En el plano local, cada vez que el tema vuelve a las portadas de periódicos, los personajes radiales hacen fiesta y ponen de manifiesto su ignorancia a la hora de tratar asuntos LGBTT. Algunos salen del clóset mostrando la homofobia que llevan escondida entre cuero y carne. Convierten el issue en un circo de cuarta…

Las voces LGBTT andan separadas y divididas en pequeñas tribus, como un magnífico crisol de lo que es Puerto Rico.

La “clase” política, en su inmensa mayoría, no tiene una remota idea de cómo tratar el asunto. Salvo honrosas excepciones, bregan con el issue calculando los votos que puedan ganar o perder.

La iglesia sigue su cruzada de exclusión y enajenación, la misma a la que fueron sometidos en los primeros días del cristianismo y que luego -en nombre de ese Dios que pregonan- ejercieron a la inversa durante la “santa” Inquisición y la conquista del nuevo mundo. Ya lo dijo quien lo dijo, la religión es el opio de los pueblos.

De ahí no pasa. Nos diluimos en el “boyete” del día.

Hoy levanto mi voz para decir lo que creo, y lo que no creo. Entiendo es deber de tod@s manifestarnos sobre el tema en este momento crucial de nuestra vida como colectivo.

Creo es en el derecho a la realizacion y desarrollo pleno de cada individuo, a su libertad, a su felicidad, a soñar, creo en el libre albedrío, creo en el derecho de cada quien de creer en Dios o no creer ni en la luz eléctrica… Creo que si paraun individuo el matrimonio es parte de ese proceso para su realización y felicidad, que tenga ese derecho.

No creo en el sometimiento del hombre por otro hombre, no creo en apóstoles y apóstolas de viejo y nuevo cuño, no creo en el cuento ese de que el papa es infalible, no creo en el enriquecimiento a través de la fe, no creo en un Dios que aborrece y manda fuego, porque entonces ese sería un dios imperfecto.

Creo que el Estado debe garantizar los derechos de todos, en igualdad de condiciones. Si no tengo ciertos derechos, pues que se me exima de obligacione$. Los que tienen má$ derecho$, que paguen má$. Si no puedo a$pirar a todos los derechos, pues entonces que me liberen de cierto$ impuesto$, que me subsidien la luz y el agua, por ejemplo. Si para pagarle al Estado somo$ bueno$, pues también debemos serlo para tener derechos igualitarios.

Creo en la separación total y absoluta de la iglesia y el Estado.

Ante nuestra incapacidad de poder atender este asunto -que se suma a muchas otras incapacidades que como pueblo hemos demostrado- todo parece indicar que esto lo resolverá el americano. Y eso está, según parece, a la vuelta de la esquina.

En ese momento para muchos bajarán rayos y centellas del cielo y la tierra se abrirá en dos, para otros se abrirá la puerta de la equidad y la dignidad.

En eso creo.

 


9 thoughts on “Boda

  1. Excelente pensamiento! Libre arbedrio. Al final de cuentas cada quien le dara cuentas a Dios sobre sus actos, no somos nosotros los que debemos estar juzgando.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s