Dividi-2

Dividi-2

Hacía tiempo que algún suceso no me afectaba tanto como la reciente masacre en Orlando. No hace falta decir más del espeluznante suceso. Ya los medios lo han informado todo a cabalidad, a saciedad. Ya muchos han llorado públicamente, otros lo hemos hecho en la intimidad del hogar, en la soledad de la habitación. El sentimiento de luto y duelo se apoderó de casi todo el país. De casi, reitero, porque es humillante y vergonzosa la respuesta oficial del gobierno de Puerto Rico: fría, tardía, para remediar y mí se me antoja que vulgar.

Esto nos tocó a todos de una u otra manera. Nos queda reponernos poco a poco de esta tragedia y continuar batallando por uno mismo y por los nuestros, también por los que se fueron para honrar su memoria. Nos toca retomar la lucha por hacer de esta isla un país más justo y equitativo, más diverso e inclusivo. Nos toca retomar la lucha que, luego de la aprobación de aquel aguado Proyecto 238, como colectivo descuidamos. Luego, tras la aprobación del matrimonio igualitario por el Tribunal Supremo federal celebramos todos, hubo boda masiva, fiesta y jolgorio y de vuelta a lo mismo. Inercia.

1 love-is-love

Mientras, quienes históricamente nos han ninguneado, nos han deshumanizado y han querido invisibilizar, no han descansado. Trabajan coordinada y sigilosamente, conspiran contra la comunidad LGBTT y nos siguen demonizando. Están organizados y todos hablan un mismo discurso, con las mismas palabras, casi ad verbatium. A la menor provocación acaparan los medios de comunicación seculares, presionan y chantajean a una clase política en estado de descomposición, sin espina dorsal, tan sepulcros blanqueados los primeros como los segundos.

Además del inmenso dolor que nos deja la partida de tantos amigos, primos, parientes o conocidos, este lamentable suceso nos restriega en la cara una realidad triste y que requiere una solución urgente: estamos dividi-2. Tristemente dividi-2, vergonzosamente dividi-2, peligrosamente dividi-2. Y de esa división capitalizan los que nos condenan, capitalizan los medios de comunicación, capitalizan los fundamentalistas, capitalizan los sembradores de miedo y de odio; ganan los que atentan contra la dignidad tuya y mía, contra mi derecho y el tuyo a ser una persona con la posibilidad de un disfrute cabal de la vida y nuestro país, gana quienes quieren que te sientas inferior, que vivas en el clóset, gana quienes quieren que te niegues.

Es hora de que nos sentemos a la mesa, sin agendas personales o políticas, y nos unamos, se diseñe una estrategia de lucha y se siga al pie de la letra por todos. Esta lucha es nuestra, de todos, no es privativa de nadie, mucho menos de políticos de turno. Ojalá este sencillo desahogo ayude a crear conciencia. Ojalá nos podamos sentar a la mesa, con espíritu de generosidad y buena fe. Ojalá no nos quedemos en la retórica.

La historia nos llama a la generosidad.LOVE IS LOVE


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s